Instinto Lógico

Recuerda que nadie debe pensar por tí.

NosDescarganLaCartera.com

cartera descargaHace años, cuando no existía internet, la gente grababa cintas. Recuerdo que de un disco original en el colegio se hacían decenas de copias y, esto, no sólo  sucedía cuando alguien tenía el disco original; se hacían copias de las copias, se grababa de la radio incluso las bibliotecas públicas hacían préstamos de discos que cogíamos para grabarnos. Todo el mundo grababa cintas y casi nadie llevaba casetes originales, pero no estaba perseguido o por lo menos no con el ansia de hoy en día.

En la actualidad, mucha gente descarga música de internet. Hecho que puede ser deplorable; según dicen le están robando el pan a los artistas. Para suplir la falta de ingresos derivados de la piratería se han inventado un término llamado el canon. Hasta hace unos meses todo aquel que compraba un ordenador pagaba aproximadamente un 10% del coste del total en concepto de canon para la sociedad general de autores y, así , ellos hacen una distribución de la riqueza de manera justa y equitativa. ¡¡¡Y una mierda!!! A la vista está que son unos mangantes y que se reparten el grueso de los beneficios entre cuatro amigotes.

El canon por comprar equipos informáticos ha sido una de las grandes aberraciones que ha permitido la ley. En primer lugar iba en contra de la presunción de inocencia: por comprar un ordenador, un pen-drive, unos DVDs o incluso un teléfono móvil se  pagaba “una multa” por si eres un “piratilla informático”. Es como si al comprar un martillo en una ferretería tuviésemos que cumplir 2 días de arresto domiciliario por si acaso lo utilizamos para agredir a alguien.

Una familia con un ordenador y conexión a internet pagaba:

1 ordenador con 160gb de disco duro (22 EUR de canon)
1 re grabadora de dvd’s de ordenador (16,67 EUR de canon)
1 impresora multifunción (10 EUR de canon)
1 cámara de fotos con memoria para 200 fotos (9 EUR de canon)
1 reproductor de dvd de salón (6,61 EUR de canon)
1 Equipo de música de salón (0,60 EUR canon)
1 línea adsl 1 MB (35 EUR canon anuales)
200 cd’s vírgenes para grabar diversos datos (50 EUR de canon)
100 dvd’s vírgenes para grabar diversos datos (140 EUR de canon)

¡¡¡303 euros de canon!!! Independientemente del uso que se le dé a los equipos.

Hay que pensar que estos cánones se pagaban en ordenadores de oficinas, juzgados, escuelas, empresas…

Por ejemplo en un instituto que con 200 ordenadores se pagaban más de 4000 € de canon sólo por los discos duros. Y al margen de que a veces los alumnos, por su condición de alumnos, hacen cosas que no deben hacer, son ordenadores que se han utilizado para trabajar. ¿No hemos pagado ya la multa para poder descargar música de internet? Pues al parecer no. La SGAE es insaciable.

Ahora los tribunales europeos han dictaminado la ilegalidad del canon. A la vista está que nos han estado robando como lo hacían hace unos siglos los bandoleros de Sierra Morena.

Personalmente todos los ordenadores que hay en mi casa, y no son pocos, han sido comprado en la época del canon. Calculo que en mi familia habremos pagado alrededor de 2000 € en concepto del canon por si acaso nos daba por copiar unos CDs o nos descargábamos una peliculilla de internet. Dado que han dictaminado la ilegalidad del canon solicito que nos devuelvan el dinero, y si no nos lo devuelven que no nos intenten crear un sentimiento de culpa por ver una película on line.

En este país, los derechos de autor son un tributo que en muchas ocasiones se pagan por triplicado. Una peluquería que tiene una radio paga a la sociedad general de autores por tener la radio. A su vez la radio paga a las SGAE cada vez que pincha una canción. Pero al comprar el disco, la radio ya había pagado los derechos de autor del disco en el precio del disco. En resumen si nos vamos a cortar el pelo y en la peluquería tienen puestos los cuarenta principales las SGAE están cobrando un dineral. Y si el almacenamiento es digital se pagará además el canon del dispositivo de almacenaje. Desde luego en el Dorado encontraron menos oro que en la Sociedad General de autores.

Hace poco más de un año el FBI cerró MegaUpload. MegaUpload era “sencillamente” un sitio Web dónde los usuarios podían alojar archivos. Se permitían usuarios anónimos, gratuitos y premiums, éstos últimos pagaban una cuota. Además de Webs de alojamientos de archivos existen programas P2P para compartir archivos privados.

En diciembre de 2011 La Asociación de Compositores de Canadá (SAC) lanzó un comunicado en el que se mostraban partidarios del intercambio de archivos P2P. En su comunicado decían “La música de intercambio de archivos es una ciudad vibrante, un sistema abierto, de distribución mundial para la música de todo tipo, y presenta una gran oportunidad para los creadores y titulares de derechos”. La SAC defiende los beneficios sociales que aporta el sistema de intercambio y que este sistema permite facilitar la búsqueda de nuevos artistas independientemente de una industria discográfica corrupta que manipulan cuatro cantantes de éxito. Si se prohíbe el intercambio de archivos se hará más ricos y poderosos a los que ya lo son y dejaremos a grandes músicos por el camino.

Aprendamos de Canada y aboguemos por la difusión de la cultura: el pirateo es una forma de distribuir la cultura y una consecuencia inmediata de la vida en sociedad. Con internet, está claro, que esta forma de distribuir la cultura ha cambiado de forma sustancial. Ha cambiado la forma de comunicarse y ha llevado la descarga de archivos a una globalización casi total. Pero ¿qué sentido tiene que yo no me pueda descargar una canción de Mozart? Si Mozart todo esto ni siquiera se lo podía imaginar. Pues al parecer resulta que la ha interpretado un fulano que y este fulano debe cobrar durante 50 años cada vez que alguien escuche su interpretación. En el “artisteo”, que no los con los artistas de verdad el funcionamiento es este. Imaginad que cada vez que pasásemos por un puente, tuviésemos que pagar un euro al ingeniero de caminos que diseño ese puente, por supuesto sólo durante 50 años.

Unas veces pienso que todos los atacantes del intercambio de archivos, en España encabezados por la SGAE, son unos ladrones y unos caraduras. Gente que quiere vivir de las rentas toda su vida de una canción que compusieron hace unos años y que, con un poco de enchufe y un golpe de suerte con el lanzamiento triunfó y ahora se creen que por eso pueden exigir cobrarla tres veces cada vez que se escucha en un bar. Otras veces me da por pensar que son unos mediocres inseguros que no creen que tengan talento como para tener otro golpe de suerte y por eso se quieren cubrir las espaldas y, por supuesto, seguir viviendo por los siglos de los siglos de una canción.

Una cosa es el derecho de autor y el derecho intelectual, y otra bien distinta es robar. Hay que comprar libros, discos, películas… pero lo que no puede ser es que si compramos un libro digital el que se siga haciendo rico sea el editor.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instinto Lógico © 2014 Frontier Theme